BCN Litoral 2.0

Mi lugar preferido en Barcelona, donde abstraerme del día a día y encontrarme conmigo mismo son sus playas, y en invierno, sin bullicio, en la tranquilidad, con el inmenso mar reinando, ese espacio inacabable y cambiante, que parece vacío sin estarlo. La respiración vuelve a fluir, proporcionando el equilibrio interno y la reflexión. Esos momentos encontrados, fruto de la vaguedad del paseo, han dado como resultado la serie “BCN Litoral 2.0”.

Dentro de ese paseo calmado de la mente, esta serie de fotografías habla, o reflexiona, acerca del rastro efímero de la memoria y del tiempo, depositados en los lugares de paso, aquellos de los que nos apropiamos mediante su captura fotográfica, pero que pertenecen a la memoria de una colectividad que ha compartido ese espacio con nosotros, durante el curso de ese mismo tiempo. Son “no-lugares” como los llamaría el teórico Marc Augé, pero que una vez vacíos, aislados de la concreción biográfica de las personas, y a pesar de ser espacios de tránsito, están repletos de memoria colectiva.

No son retratos de espacios o monumentos insignes, porque no son las fotografías de un turista, ni las de un reportero documental, pero sí son Historia, en estado puro y esencial, porque esta versa sobre la impronta dejada por la erosión del tiempo y la accidentalidad de la vida en los espacios públicos, en las sombras y las luces sobre la estructura de un edificio, en los suelos de un paseo o un muelle marítimo, en sus charcos, en el rastro de pisadas dejadas en la arena de una playa, que después desaparecen por la acción del agua, del viento o de las pisadas de otros, en la persona que descansa sola en un banco para disfrutar en soledad del ocaso de otro día que se va, o en el asiento mismo, solitario y aparentemente inmutable, aún conservando las palabras o pensamientos de quienes se abandonaron a su oferta de descanso. Y esa memoria colectiva está también en el telón de fondo, en el cielo o el mar que mutan continuamente al paso de las horas, en el viaje de las nubes, en el oleaje que nos moja y humedece todo lo que toca, en la brisa que acaricia nuestros rostros, en las sombras, y en el milagro de la luz.

Toda esa fugacidad es el retrato de la eventualidad, la de la misma memoria que viaja y se deposita en todo lo que existe y nos rodea.

Añadido a la cesta
Las dos parejas
Sin rumbo
Resilentes
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T
La piramide III
La piramide IV
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T
BCN Litoral 2.0 S/T